• Bogotá, Colombia
  • +57 320 373 89 22
  • Reynaldo Espinosa
Novedades: en el 2018
Estás en: Inicio \ Novedades \ Noticias
10 Mayo 2018 - 11:32, por Concordia Investments
En este artículo hablamos sobre los primeros signos de advertencia de que su negocio está en riesgo de insolvencia. Si experimenta alguna de estas situaciones en su negocio, obtenga consejos y soluciones de respuesta profesional lo antes posible. No se siente y espere a que las cosas mejoren porque la situación no se resolverá por sí misma.

1. No puede pagar sus impuestos.
Una empresa que experimenta dificultades financieras a menudo renuncia a los pagos de impuestos para asegurarse de que tienen suficiente efectivo para pagar los salarios de los empleados y los pagos urgentes de los acreedores y proveedores. Si bien esto puede parecer una forma efectiva de utilizar las reservas de efectivo, los pagos pendientes a la DIAN agregarán multas e intereses a sus obligaciones tributarias.

2. Está utilizando fondos para obligaciones laborales de empleados para capital de trabajo.
Si los pagos por obligaciones laborales no se remiten en el tiempo requerido, estos montos adeudados se considerarán como deuda de su empresa y deberá asumir multas e intereses.

3. Está experimentando pérdidas continuas y un flujo de caja deficiente.
Las empresas con pérdidas continuas deberían considerar vender activos no operativos o no productivos para ayudar a generar ingresos para la empresa. Además, trate de determinar cómo puede reducir los costos generales y de los empleados, ya que esto puede ayudar a reducir el gasto de la empresa.

4. No puede pagar a los acreedores en términos establecidos y los proveedores comienzan a exigir efectivo contra entrega.
Cuando no puede pagar a los acreedores o proveedores en los términos acordados, entonces pueden comenzar a exigir pago en efectivo al momento de la entrega de los suministros. Su incapacidad para obtener crédito de los proveedores tendrá un impacto en su flujo de efectivo ya inestable. También puede recibir quejas de sus proveedores y realizan ‘acuerdos de pago’ especiales con su compañía.

5. Está recibiendo demandas y avisos legales de los acreedores.
Cuando los acreedores comienzan a enviar avisos finales de pago, o efectúan demandas legales y se emiten órdenes judiciales contra su empresa, es posible que solo sea una cuestión de tiempo antes de que comience el proceso de liquidación.

6. Está experimentando bajas en ventas y no tiene un pronóstico de ventas preciso.
Si sus ventas caen por debajo de su objetivo, eventualmente podría no generar los ingresos para pagar sus deudas. Le sugerimos no confiar en que la 'próxima gran' venta o contrato salvará su empresa. Debe contar con una proyección de ventas confiable para asegurar los pagos que su empresa necesita realizar.

7. La compañía tiene una gran cantidad de cuentas por cobrar.
Si tiene dificultades para recibir el pago de sus clientes o deudores, entonces deberá introducir un proceso de cobranza más efectivo. Tal vez necesite delegar a una persona para hacer un seguimiento con clientes y deudores y recaudar los saldos que deben. Este colaborador también puede llevar un registro del monto total de las cuentas por cobrar y los términos de crédito para que puedan mantener el proceso de cobranza en el buen camino.

8. Tiene problemas para obtener financiamiento y depende excesivamente de partes relacionadas para obtener préstamos.
Una empresa que no puede obtener créditos o préstamos para financiar necesidades críticas del negocio o que no puede recaudar fondos de los accionistas, puede recurrir a los miembros de la familia o partes relacionadas para obtener fondos prestados. Si su empresa ya entrego todo lo que tenía en garantía, los préstamos realizados por su familia se considerarán préstamos de 5ta categoría en una liquidación.

9. Costos de financiamiento repentinamente comienzan a elevarse y bancos recortan facilidades de financiamiento.
Normalmente cuando la empresa experimenta dificultades, los bancos tienden a subir tasas de interés en créditos revolventes tal de compensar el mayor riesgo. Si la situación es muy preocupante los bancos recortan disponibilidades de financiamiento agudizando de esta forma la crisis financiera. Debe saber interpretar estas señales tal de prever correctamente una situación futura de insolvencia.

10. No puede vender inventario o tiene una baja rotación de existencias.
Si el inventario de la compañía no se está moviendo o si una gran cantidad de inventario es extremadamente antiguo, el valor de este activo registrado en el balance se verá afectado y después de ajustar su valor, puede encontrar su negocio en una posición negativa patrimonial y de liquidez.